En la actualidad Mycobacterium Tuberculosis es un patógeno nosocomial significativo. Los factores de riesgo que pueden contribuir a la aparición de brotes hospitalarios se pueden resumir en los siguientes puntos:

– Retraso en el diagnóstico de pacientes con TBC.
– Tratamiento inadecuado debido a inicio tardío, pautas incorrectas para tratamiento por bacilos multirresistentes, o identificación tardía de fracaso terapéutico.
– Proximidad física entre pacientes baciliferos y pacientes inmunodeprimidos.
– Ausencia de medidas adecuadas de aislamiento respiratorio.

En consecuencia, es necesario diseñar programas de prevención del riesgo de TBC en instituciones cerradas y especialmente en el medio sanitario.

Aunque la medida más importante sea el diagnóstico precoz y tratamiento de los casos activos, además deben tomarse otras medidas que se puede clasificar en medidas ambientales, de protección personales y de vigilancia de la salud de trabajadores sanitarios.

Cada centro sanitario debe valorar los riesgos de adquisición de TBC en función de sus propias características para decidir que medidas específicas debe aplicar.

Es importante conocer la prevalencia de TBC en el cupo de población a la que se atiende, las demandas asistenciales, el tipo de pacientes, las características arquitectónicas y las medidas de aislamiento respiratorio.

Para reducir el riesgo de transmisión de TBC en el medio sanitario deben ponerse en marcha todas las medidas que consigan los siguientes objetivos:

  1. Prevenir la generación de gotículas infecciosas.
  2. Evitar su diseminación en la circulación general del aire.
  3. Reducir la concentración de dichos núcleos en el aire ya contaminado.
  4. Cumplir las guías para higiene, desinfección y esterilización de materiales contaminados.
  5. Control epidemiológico en personal sanitario y evaluación individualizada de la indicación de quimioprofilaxis.

Entre todas estas medidas la más eficaz es la aplicación estricta de los criterios de aislamiento, añadido obviamente al diagnóstico y tratamiento precoz.

Las medidas de ingeniería (presión negativa y ventilación) junto al uso de mascarillas con filtros HEPA se considera de efectividad más limitada.

Estas medidas se resumen en la tabla de Medidas Efectivas Prevención TBN (tuberculosis nosocomial):

I Nivel                           Rápida Detección. Tratamiento Precoz. Aislamiento.
II Nivel                         Control del Aire
III Nivel                       Protección Respiratoria.




    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: