S045: Aparatos de tracción en mecanoterapia

Los aparatos de tracción cervical que vamos a utilizar pueden ser solo cervicales o lumbares. Para las cervicales las utilizaremos en sedestación, mientras que para las lumbares haremos uso de la mesa con aparato completo de tracción, que con un dispositivo hidràulico o elèctrico y una fijación a nivel torácica, consigue elongar y separar la zona lumbar.

Hemos de recordar que tipos de tracción hay muchas: manual por el fisioterapeuta, por la gravedad del peso del cuerpo del paciente mediante suspensiones, tracción percutánea mediante un vendaje circular a través de la piel, tracción esquelética o transósea mediante cirugía, etc; pero en la que más nos vamos a basar es en la que podemos realizar con mayor facilidad y mejores resultados de éxito dentro del gimnasio terapéutico: las tracciones cervicales y lumbares.

Las tracciones vertebrales están indicadas en lumbalgias y radiculalgias por protusión discal, por canal lumbar estrecho o por estrechamiento degenerativo y en la columna cervical en cevicalgias y en neuralgia cervicobraquial por hernia discal blanda  o mixta.

Los pasos a seguir para realizar una buena tracción son:

  1. Fijar el anclaje al paciente.
  2. Utilizar el mayor brazo de palanca posible, en una correción angular en la articulación.
  3. En tracciones axiales la dirección de la fuerza debe coincidir con la dirección del segmento que se quiere elongar.
  4. La contratacción se colocará en la raíz del miembro o en el tronco en cada tracción raquídea.
  5. El dispositivo de tracción lo más cercano a la zona a elongar.

Particularmente, la tracción cervical se puede aplicar de forma continua o intermitente. En el primer caso el peso a colocar será menor que en la tracción intermitente, se colocará en ambos casos un barbuquejo o collarete de Sayre con apoyo occisito-mentoniano, siendo el peso no inferior a 5 kg ni superior a 15 kg.

Para la tracción lumbar se fijará correctamente el tórax mediante cinchas bien almohadilladas para permitir la aplicación de hasta 50 kg y generalmente se situará al paciente en decúbito supino, reduciendo la lordosis mediante la flexión de rodillas y caderas con apoyo en la parte posterior de la pierna.

 




    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: