S038: Bombas volumétricas y bombas de perfusión de jeringa

El aumento de la eficacia de los aparatos precisa la adición de un mecanismo activo de propulsión. La utilización de una fuerza motriz externa permite garantizar una gran precisión a flujos bajos y altos, administrar productos de gran viscocidad, a través de catéteres de diámetro pequeño (catéter peridural o neonatal) o contra una presión elevada (flujo arterial). El inconveniente es el elevado riesgo de extravasación, cuyas consecuencias pueden ser graves para el paciente.

Bombas volumétricas

El sistema de propulsión de los aparatos volumètricos se fundamente en dos mecanismos peristàltico o de casete. En los mecanismos peristálticos, puede tratarse del establecimiento de un movimiento rotatorio por rodillos o de un mecanismo lineal. Las bombas de rodillo ya no se utilizan en la perfusión, pero se reservan para los circuitos extracorpòreos (depuración extrarrenal, circulación extracorpórea), las bombas de nutrición enteral y los aceleradores de perfusión.

Los sistemas peristálticos lineales consisten en una serie de dedos que se apoyan sucesivamente sobre el tubo. Garantizan una excelente regularidad del flujo inyectado. Para su utilización necesita un tubo calibrado específico del aparato y las exigencias técnicas (elongación, compresión) pueden conducir a una pèrdida de la precisión con el paso del tiempo.

Los sistemas de casete utilizan una cámara flexible o dura que se llena y se vacía por la acción de un pistón y de una válvula unidireccional. El volumen perfundido por ciclo es muy preciso, pero a costa de producir picos de presión y de la irregularidad del ciclo de bombeo. Los aparatos más recientes minimizan estos efectos debido a que en cada ciclo se libra un volumen muy pequeño.

Por ùltimo, la fuerza motriz puede ejercerse directamente en el depòsito de perfusión, regulàndose el flujo más adelante. Es el caso de un depósito de uso único en la analegsia controlada por el paciente, que obecede a este principio. Este tipo de mecanismo es poco costoso, pero no proporciona flujos altos o una gran precisión.

Bombas de perfusión de jeringa

El mecanismo de propulsión por bombas de perfusión de jeringa es muy simple. Un motor eléctrico proporciona la energía, que se transmite a través de engranajes y de un pulsador a nivel de émbolo de la jeringa. La velocidad del motor regula el flujo en función del diámetro interno de la jeringa. Dada la falta de estandarización, la marca y el contenido de la jeringa se deben validar manualmente. Las bombas de perfusión de jeringa son capaces de desarrollar presiones de perfusión muy altas (más de 2 000 mmHg) y la utilización de jeringas de diámetro pequeño incrementa este fenómeno. La interfaz mecànica entre el pulsador de la bomba de perfusión de jeringa y el cuerpo de la jeringa es el principal punto débil de estos aparatos. La existencia de una holgura mecánica a este nivel produce un comienzo retardado de la perfusión y la posibilidad de que se produzca un flujo cuando la jeringa se utiliza en posición vertical. Las fuerzas de contacto (fricción) que se ejercen en la junta de estanqueidad de la jeringa pueden producir un movimiento entrecortado si la lubricación interna del cuerpo de la jeringa no es excelente. Este fenòmeno se encuentra particularmente en caso de flujos pequeños ( menor a 5 ml/h), de jeringas de volumen reducido (10 ml) y de inyección de productos viscosos.

 

 




    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: